En el Jardín II

No tengas miedo Betty.




Bailando uno se olvida de todo.




No te dije.



Cuando empezás, no parás.



Las seños también bailan.




Bueno, pero hay que ir terminando.



Y agradecer a los músicos, porque sin ellos no hay música posible.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada